Uno de los estados de España más transitado en busca de “Prostibulos” es Madrid, el cual no solo se rodea de turistas, si no también, de hombres de negocios, que después de una ardua jornada de trabajo deciden desahogar su estrés acumulado con “Putas de Madrid”.

Variedad de mujeres trabajan legalmente la prostitución en esta ciudad, son diversas, no solo por sus características físicas, si no también, por sus nacionalidades y carismáticos acentos, pero las más llamativas para estos hombres entregados a sus trabajos son las nativas de Madrid, conocidas no solo por su mirada seductora y su figura de diosas, si no por la sensualidad natural que se percibe en ellas.

Las “Putas de Madrid” mujeres cálidas, llenas de deseo y aventura, se sumergen cada noche en vidas de hombres con mente fría, por lo menos 300 a 500 chicas son trasladadas a zonas VIP, siendo el centro de atracción de grandes empresarios que invierten parte de su dinero en placer sexual.

Sin tabú, mentes abiertas transitan esta ciudad, donde no solo es legal el servicio que ofrecen las “Putas de Madrid”, si no también, el consumo de este. A pesar de que no es penado y mal visto este servicio, Madrid se llena de edificios repletos de mujeres que practican la prostitución de manera clandestina.

Damas de compania madrid

Pisos destinados a cada tipo de chicas, latinas, asiáticas, europeas, se clasifican para que cada hombre que busca Sexo Pagado, decida en base a sus gustos físicos el tipo de fémina que desea contratar. Personas clasificadas por los dueños del lugar son los encargados de mostrar a las chicas al público, como si fueran mercancía. Separadas por edad, nacionalidad, y experiencia.

Los prostíbulos encontrados en este estado no tienen hora laboral estimada, hay hombres madrugadores y otros que prefieren guardar para la noche la práctica sexual, no solo el tiempo es diverso a la hora del sexo, sus costos y duración es cambiante, todo depende del gusto y presupuesto del individuo que consumirá el servicio.

Altos costos no son inconvenientes para estos empresarios, aunque muchos hombres no se rigen por los precios a la hora del sexo si no por la calidad del servicio, otros van en busca de nuevas experiencias, las cuales tienen costo adicional según la fantasía que quieran cumplir.

Muchas mujeres buscan cazar el pez gordo, para así ser beneficiadas por la cantidad de dinero que algunos logran derrochar en solo una noche de placer. Algunas ya están seleccionadas para estos empresarios de gusto exigentes y deseos que van más allá de lo común.

Aunque las dama de compañía son una clave esencial en hombres de negocios, Las “Putas de Madrid” han creado una clave importante para empresarios extranjeros que en busca de una aventura con mujeres nativas de esta ciudad conocida en España, principalmente por su belleza femenina, lograron llegar a hombres en busca de satisfacer sus caprichos más profundos.

El otro lado de Madrid, una ciudad conocida por mujeres sensuales y hombres adinerados capaces de negociar el placer.